La Colonia

La Colonia

Es sabido ser el pueblo de Xalapa en donde se celebra la mejor feria que se conoce en el mundo, cambiando los efectos que se producen y fabrican en Europa por la plata y el oro que dan las minas de Nueva España, y por los frutos preciosos que produce aquel país, como son grana, añil, vainilla y otros.

Hay dos parroquias, Santa María y San José. Está segunda ha sido erigida moderadamente en convento de San Francisco, fundado en 1555, que fue en los principios después de haberse hecho la Conquista; y un hospital muy corto, por no tener fundación, administrado por los religiosos de San Hipólito. El pueblo de Cuapexpan estaba entre los ríos Nacastapalapa y el de Xalapa, nombrado Ayomólatl, que iba a dar a la ermita de Santiago.

En 1531 se empezó a construir y en 1534 se terminó el convento fortaleza de San Francisco bajo el mandato del Virrey Antonio de Mendoza, que sería morada de religiosos y sitio de hospedaje para eclesiásticos a lo largo del período colonial. El convento se reedifica en 1556 después de haber sufrido serios daños por un terremoto ocurrido en 1546. Inicialmente tuvo la advocación de la Natividad de Nuestra Señora, y fue construido en terrenos del barrio de Santa María Nativitas. A su lado oriente se construyó el Hospital de la Inmaculada Concepción, en lo que hoy es la parte central del Palacio de Gobierno.

Para la etapa Colonial los barrios españoles fueron el de San Francisco (centro), San José de la Laguna, El Calvario, y Santiago. El inicio de las ferias del comercio a partir de 1720, impulsaron la construcción de mayor número de casas, uniendo los barrios de San José, Calvario y Santiago con San Francisco, o sea, el centro del poblado, con los barrios indígenas.

El 9 de mayo de 1824, siendo Presidente de la República, Guadalupe Victoria, se instaló en Xalapa la primera Legislatura del Estado de Veracruz. Ese mismo año Xalapa fue declarada capital del estado, papel que ha venido desempeñando desde entonces, siendo sustituida temporalmente por motivos de guerra, por las ciudades de Veracruz, Córdoba y Orizaba.

El 17 de marzo de 1892, murió el general Juan de la Luz Enríquez. En reconocimiento a los numerosos beneficios que hizo a la ciudad, ésta agregó a su nombre el apellido del ilustre estadista, llamándose desde entonces Xalapa de Enríquez.

Las condiciones económicas y sociales que imperaban durante el porfiriato, provocaron que las clases desposeídas combatieran al régimen, utilizando todos los medios posibles. Encabezándolas en Xalapa Lorenzo Hernández. Estas erupciones fueron reprimidas a sangre y fuego por el Estado, que contaba con el ejército (compuesto el 90% de reclutas, forzados a servir por el sistema de leva) cuerpos de rurales federales, rurales estatales y la policía urbana.